BasqueCatalanGalicianSpanish

La Federación Española de Dislexia reclama al Gobierno que no tengan en cuenta las faltas de ortografía al alumnado con trastornos de aprendizaje

La FEDIS ha reclamado a los Ministerios de Educación y Universidades que la nueva normativa de acceso a la Universidad que están elaborando, recoja la no penalización de las faltas de ortografía en el alumnado con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje.

Desde la Federación Española de Dislexia se viene trabajando desde 2006, para que todas las Comunidades Autónomas cuenten con las adaptaciones de acceso y flexibilización de tiempos para garantizar que los aspirantes estén en igualdad de condiciones y oportunidades en las pruebas de acceso a la Universidad.

Tras una queja de la FEDIS al Defensor del Pueblo, dos Comunidades Autónomas que aún no tenían las adaptaciones necesarias en las pruebas de acceso, se vieron obligadas a incorporarlas para garantizar que estaban en equidad con el resto de los territorios del país.

Desde la Federación también se insiste al Gobierno, que las adaptaciones deben ser las mismas para todas las Comunidades Autónomas, y deben estar consensuadas entre los Ministerios implicados y los expertos en la materia, y no tomar las adaptaciones de Bachillerato como referencial tal como reza el borrador de la nueva normativa, puesto que tal como asegura la portavoz de la FEDIS Araceli Salas “la mayoría de personas con dislexia no están teniendo las adaptaciones a las que tienen derecho por Ley, y puede haber casos en el que el diagnóstico llegue tarde y no hayan tenido nunca una adaptación, por lo que verían menoscabados sus derechos a la hora de realizar la selectividad”. Es por todo ello que se insiste en aplicar las recomendaciones OAPA acordadas en la Comisión Nacional de Dislexia, órgano colegiado en la que están todos los implicados representados.

Cuando las faltas de ortografía son síntomas

El alumnado con dislexia presenta entre otras características, una alteración en el proceso fonológico, y por ello tienen serias dificultades para poder discriminar y recordar sonidos que van con cada letra y también confunden en la escritura, a la hora de elegir qué letra debe utilizar en una palabra, si esta letra tiene otra que se asemeja por su fonética.

En demasiados casos esta sintomatología es penalizada, con lo cual se está llevando a cabo una grave discriminación al alumnado que padecen este tipo de trastornos de aprendizaje.

Las personas con dislexia y otras dificultades específicas de aprendizaje (DEAs) representan a más del 10% de la población mundial según la Organización Mundial de la Salud.


Documento OAPA con las adaptaciones acordadas en la marco Comisión Nacional de Dislexia para las aplicar en todas las Pruebas de Acceso: